¿Quiénes somos?ServiciosBlogAfiliadosRecursosOfertas LaboralesContacto

La salud y el autocuidado importan.

Alondra Lynette Contreras López
Sep 22nd, 2021
4 - 5 min.

Cuando estamos en búsqueda del ‘’sentirnos bien’’, tendemos a buscar soluciones inmediatas que palíen el dolor o disminuyan la insatisfacción que estamos teniendo como si estas opciones fueran la respuesta mágica a todos nuestros posibles problemas e incluso como si fueran soluciones permanentes. Sin embargo, es importante valorar los alcances reales de estas soluciones inmediatas y no dejarnos llevar por la ilusión que nos hace de principio, ya que es posible caer en estafas, adicciones, relaciones insanas, afecciones a la salud y otro tipo de situaciones que puedan ponernos en riesgo.

Una manera sana, útil y práctica para empezar a ‘’sentirnos bien’’ es integrando hábitos de autocuidado. Ojo: que no necesariamente cubriendo todos los autocuidados que podamos darnos significa que tendremos la ausencia de problemas o conflictos en nuestra vida (ya que habrá momentos en que inevitablemente se vuelvan a presentar los problemas), si no que el hecho de que podamos usar las herramientas del autocuidado a nuestro favor podría mejorar el proceso que tengamos que llevar hasta resolver el conflicto en cuestión y a su vez el adaptar un estilo de vida saludable nos ayudará a mejorar nuestra calidad de vida. En este articulo mencionaremos algunas pautas claves para que logres integrar un modelo de autocuidado en tu cotidianidad. Iniciaremos definiendo algunos conceptos básicos para tener un mejor entendimiento.

Definición de salud según la Organización Mundial de la Salud

La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

Definición de autocuidado por la OMS:

El autocuidado comprende todo lo que hacemos por nosotros mismo para establecer y mantener la salud, prevenir y manejar la enfermedad. Es un término amplio que abarca las siguientes acciones: Higiene, nutrición, estilo de vida, factores ambientales, factores socioeconómicos y automedicación.

Definición de calidad de vida por la OMS:

La percepción del individuo sobre su posición en la vida dentro del contexto cultural y el sistema de valores en el que vive y con respecto a sus metas, expectativas, normas y preocupaciones. Es un concepto multidimensional y complejo que incluye aspectos personales como salud, autonomía, independencia, satisfacción con la vida y aspectos ambientales como redes de apoyo y servicios sociales, entre otros. 

Teniendo estos conceptos en mente, entendemos que lo mejor será tratar de aunarlos en la medida posible para conseguir un beneficio de manera integral. Si bien, entre mayor autocuidado tenga, mayor salud tendré y por consecuencia mayor calidad de vida.

Dimensiones que conlleva el autocuidado:

  • Autocuidado Físico:

    higiene (aseo personal), higiene del sueño (dormir bien; tiempo de sueño aproximado de

     

    6 a 8 horas durante la noche), descanso suficiente, alimentación saludable (auxiliándote con el plato del buen comer o con el equipo de nutrición), actividad física (realizar deporte o actividad física moderada por lo menos 30 minutos al día 5 días de la semana en intervalos de 10 minutos mínimo), control de la salud (revisiones médicas periódicas y de otras áreas de la salud, tener adherencia al tratamiento/tomarse sus medicamentos en caso de presentar alguna enfermedad, atender molestias físicas, no ser negligente con su propia salud).

  • Autocuidado emocional:

    autoestima (trabajar el amor propio, la autocompasión, valor de sí mismo, autopercepción, etc.), asertividad e inteligencia emocional (expresión y gestión de las emociones), desarrollar resiliencia (conocer mis propios recursos emocionales), establecer límites con quienes nos rodean, afrontar y confrontar, autonomía, independencia y autosuficiencia.

  • Autocuidado social:

    contar con una red de apoyo (personas en quienes confiemos y nos puedan ayudar), tener interacciones positivas con amigos, familiares, conocidos, pareja y entorno laboral, vincularnos con otros de manera saludable, dar y recibir afecto, practicar la empatía, disfrutar de la compañía, no aislarnos tanto.

  • Autocuidado cognitivo:

    contacto con la naturaleza, actividades intelectuales y culturales (estudiar, leer, practicar o apreciar: música, teatro, cine, canto, baile, pintura, o algún tipo de arte, cocina, conocer sobre culturas, tradiciones, historia, etc.), técnicas de relajación y meditación, actividades de ocio, aprender nuevas cosas (idiomas, destrezas, habilidades, etc.), poner la mente en blanco, desconectarnos.

Beneficios de practicar el autocuidado: 

La mayoría de actividades como el realizar actividad física, meditar, socializar, tener pasatiempos, contacto con la naturaleza y otros; ayudan a mejorar nuestra autoestima, reducir el estrés y algunos síntomas de ansiedad y depresión, activando funciones que se encargan de nuestro bienestar y el impacto a nuestra salud a corto y largo plazo. 

+ La Universitat Autónoma de Barcelona, menciona que una buena rutina podría incluir: Tener tiempo de descanso y desconexión, mantener contacto con familiares y amigos, practicar deporte, practicar actividades de ocio y culturales, estar en contacto con la naturaleza, técnicas de relajación y meditación, practicar un hobby, tomar el sol durante 30 minutos al día (con protección solar).

 

Recomendaciones:

- Tratar de integrar las más posibles pautas de autocuidado en el día.

- Establecer una rutina dentro de la semana donde no se descuide ninguna pauta de autocuidado. 

- Crear una rutina especial enfocada en las cosas que más le agraden o tengan mayor significado, para los días que se presente mayor carga física, mental o emocional. 

Conclusión: 

Si bien, el aplicar autocuidados implica un esfuerzo al ir adaptando nuevos hábitos o viejos hábitos que habíamos excluido por algún motivo de nuestra rutina, también nos recompensa al final del día con pequeños momentos de satisfacción personal que al largo de los días suma un estado anímico positivo y significante a la ausencia de autocuidados. En mi práctica clínica como psicóloga he observado una diferencia importante en el incremento de autocuidados en el proceso terapéutico, dando avances con menor tiempo y menor esfuerzo a diferencia de las personas que se resisten más a incluir autocuidados en su día normal. Podemos entonces pensar que el adoptar estos hábitos de autocuidado dan a la persona una sensación de control sobre sus acciones y tener esa consciencia de ‘’tener el control’’ de algo en su vida, reduce la angustia o mortificación que pueda tener al sentirse abrumada por las situaciones externas a sí misma (como podría ser cualquier acontecimiento vital estresante o de menor impacto).  

Disfrutar de la vida y de nosotros mismos como personas tendrá un papel importante al evaluar la calidad de vida que podamos llegar a tener. Tratemos de hacer lo posible que esté en nuestra oportunidad para aumentarla y si nos es complicado logarlo por nosotros mismos, busquemos la ayuda profesional según las necesidades que tengamos para que estos profesionales en salud puedan acercarnos a cumplir con nuestras expectativas de una vida placentera.

Referencias Bibliográficas:

World Health Organization. (‎1985)‎. Constitución. Organización Mundial de la Salud. https://apps.who.int/iris/handle/10665/36853

World Health Organization. Regional Office for South-East Asia. (‎2014)‎. Self care for health. WHO Regional Office for South-East Asia. https://apps.who.int/iris/handle/10665/205887

WHO Quality of Life Assessment Group. (‎1996)‎. Que calidad de vida? / Grupo de la OMS sobre la calidad de vida. Foro mundial de la salud 1996 ; 17(‎4)‎ : 385-387 https://apps.who.int/iris/handle/10665/55264

Universitat Autónoma de Barcelona (2015) La importancia de las pautas de autocuidado en intervinientes. UTCCB / Centro de crisis de la Facultad de Psicología, (pp.8)